Objetivos

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso de los Diputados, en su sesión del día 24 de noviembre de 2016, acordó aprobar la Proposición no de Ley (PNL) sobre la protección de las personas afectadas por la talidomida en España.

En esta PNL se insta al Gobierno a reabrir el registro contenido en el Real Decreto 1006/2010, de 5 de agosto, para ampliar el alcance, las condiciones y el procedimiento para el reconocimiento a las personas que sufrieron malformaciones corporales durante el proceso de gestación compatibles con las descritas para la talidomida, en el periodo 1955-1985, y cuyo origen no pueda ser explicado por otras embriopatías o alteraciones cromosómicas.

De acuerdo con el Plan del Gobierno, para dar respuesta a las personas afectadas por talidomida y en cumplimiento de la citada PNL, se pretende realizar un procedimiento para la evaluación de aquellas personas con anomalías congénitas potencialmente compatibles que lo soliciten, para tratar de establecer su posible afectación como consecuencia de la exposición prenatal a la talidomida en el periodo 1955-1985 (una vez excluido que su origen pueda ser explicado por otras embriopatías o alteraciones genéticas).

El Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en su reunión celebrada el día 8 de noviembre de 2017, acordó crear, como Grupos de Trabajo del Consejo, la Comisión Institucional y el Comité Científico-Técnico de la Talidomida, al amparo de lo dispuesto en el artículo 74 de la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud.

La evaluación de las personas potencialmente afectadas la llevan a cabo las Unidades de diagnóstico de Talidomida de las Comunidades Autónomas bajo la coordinación de un Comité Científico-Técnico y el asesoramiento de un grupo de expertos de la OMS.

Como objetivos adicionales se realizará una valoración del estado de salud y de calidad de vida de las personas afectadas con el fin de dar respuesta a las necesidades derivadas de sus problemas de salud y planificar el seguimiento más adecuado en sus respectivas comunidades autónomas.

En aquellas personas, en las que durante el proceso de evaluación se identifique un origen genético para sus anomalías congénitas se les proporcionará asesoramiento genético específico al afectado y sus familiares en riesgo para prevenir nuevos casos en la descendencia.